Enfermedad

Es una enfermedad neurodegenerativa que afecta en nuestro país a alrededor de 3.500.000 personas. Produce una disminución progresiva y degenerativa de las habilidades intelectuales que provoca el deterioro de la memoria y que llega a interferir en la capacidad para poder desarrollar las actividades de la vida diaria.

La persona que la padece esta dolencia puede experimentar o sentir confusión, desorientación en tiempo y espacio, cambios en la personalidad y de conducta, alteraciones en el juicio, dificultad para encontrar palabras, finalizar ideas o pensamientos así como complejidad para seguir instrucciones. Finalmente incapacita a quien la padece de cuidarse de sí mismo y por sí mismo. Es la demencia más común.

Para conocer los orígenes de esta enfermedad hay que centrarse en la figura del neurólogo alemán Alois Alzheimer (1864-1915) quien en 1906 observó cambios en el tejido cerebral de una mujer que había muerto por lo que se pensó que era una enfermedad mental extraña. Estos cambios anormales en el tejido cerebral son conocidos como signos característicos de esta demencia. Es justamente de ahí de donde adoptó se nombre.

Existen diversas fases en el desarrollo de la enfermedad. En una fase inicial se produce pérdida de memoria, y desorientación temporal espacial. En la segunda fase el enfermo pierde fluidez en el lenguaje, tiene dificultades para vestirse y necesita ayuda para realizar actividades cotidianas. En la fase avanzada la incapacidad es profunda y no se puede valer por sí mismo. Su personalidad experimenta alteraciones irreversibles, deja de hablar, no reconoce a sus allegados y presenta incontinencia urinaria y fecal. Aumenta la rigidez muscular, de manera que va quedando progresivamente recluido a una silla de ruedas y después a la cama. Además, aparecen otras complicaciones como ansiedad, angustia, agresividad o depresión.